Cómo localizar la fuga de agua en una piscina

Cómo localizar la fuga de agua en una piscina

El verano es la época ideal para disfrutar de una piscina con la que combatir el calor. También es el momento en el que nos damos cuenta de la posibilidad de una fuga de agua. Si la fuga es pequeña y la pérdida no es significativa, lo habitual es posponer su reparación para el final del verano y seguir disfrutando de las instalaciones. Si la pérdida es grande, entonces, entran las prisas para solucionarlo cuanto antes.

Hay que tener en cuenta que cualquier fuga de agua en una piscina (sea privada, pública, comunitaria…) supone una pérdida económica que, en algunos casos, puede ser realmente importante.

La necesidad de solucionar el problema:

A continuación, vamos a explicar algunos trucos caseros para determinar si existe pérdida de agua. Podemos hablar de dos tipos de fugas de agua:

  1. Las que corresponden a la estructura de la piscina, que suelen venir de errores en la construcción que podríamos llamar estructurales. Estas son más difíciles de localizar porque suelen afectar al vaso de la piscina.
  2. Las que aparecen dentro del circuito de llenado, vaciado o recirculación de la piscina y que podríamos llamar hidráulicas.

Consejos prácticos:

prueba de evaporación con cinta adhesiva

No te alarmes si tu piscina pierde una pequeña cantidad de agua diaria, porque el calor, los rayos del sol y el propio viento, producen la evaporación de uno o dos centímetros de agua que no deben sorprendernos, a no ser que la pérdida sea constante independientemente de la temperatura o del aire.

Si crees que tu piscina pierde agua, lo mejor es que hagas la prueba empírica para saberlo a ciencia cierta y no basarte en suposiciones. Puedes hacer una marca con cinta adhesiva en una de las paredes de la piscina o puedes utilizar la técnica del cubo.

Esta técnica consiste en introducir un cubo con agua al mismo nivel que el agua de la piscina, bien en las escaleras o en la parte que menos cubre. Una vez pasadas veinticuatro horas, el nivel del agua debería ser el mismo, en caso de que la piscina presente un nivel más bajo, puedes concluir que, efectivamente, tu piscina está perdiendo agua.

Como todas las pruebas de este tipo, el margen de error puede ser mayor de lo que nos gustaría y podemos sacar conclusiones equivocadas, tanto por exceso como por defecto, por lo que desde FugaTec siempre recomendamos realizar más pruebas, porque toda la información que seamos capaces de reunir nos ayudará a establecer una hipótesis más acertada.

Detectamos la hipotética fuga

Seguimos con las comprobaciones visuales para empezar a descartar posibilidades. ¿Hay agua en la caseta donde tenemos las instalaciones? ¿Existen manchas de humedad? Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que muchas piscinas tienen adosada la propia caseta en uno de sus laterales, a una altura de construcción diferente.

Lo común en las piscinas de nueva construcción es que la caseta y la piscina no compartan más elementos que las propias tuberías, por lo que si existe agua en el suelo de la caseta, tendremos la fuga perfectamente localizada. Sería necesario comprobar todos los elementos susceptibles de movimiento, como las tapas, roscas, juntas y cualquier otro elemento que esté pegado a otro para tratar de solucionar la pérdida de agua.

¿Y si no somos capaces de localizar la fuga a simple vista? ¿Qué hacemos? Evidentemente, seguir con las comprobaciones. Encender el sistema y recircular el agua de la piscina para determinar las posibles causas. De este modo, si la pérdida es diferente cuando la filtración está encendida, el problema, con bastante certeza, será hidráulico.

¿Pierde más agua con la depuradora encendida? Puede ser un problema de juntas, tuberías, tubos… del circuito de impulsión.

¿Pierde menos agua con la depuradora encendida? El problema, entonces, será de extracción, por lo que deberemos comprobar los skimmers, sumideros… esto también puede comprobarse analizando la presión del filtro y los niveles de la bomba.

¿Pierde la misma cantidad de agua con la depuradora encendida y apagada? Entonces, en la mayoría de los casos, el problema será estructural.

El tiempo y la seguridad

Realizar todas estas comprobaciones una a una requiere tiempo. Las mediciones son visuales y para valorar correctamente las pérdidas de agua, necesitamos un periodo de más o menos veinticuatro horas entre una y otra comprobación.

Como entretenimiento para los calurosos días de verano, no es mala opción, pero quizá sea poco práctico. Si la pérdida de agua es menor, tardar más o menos con las comprobaciones no es sustancialmente importante, pero si la fuga es grande, los costes económicos y los trastornos en el uso y disfrute de las instalaciones serán muy elevados. En ocasiones, difícilmente asumibles, como en este caso de éxito de una piscina en El Algarve portugués.

Por eso recomendamos realizar comprobaciones que nos ayuden a emitir un juicio basado en realidades y no en hipótesis. Necesitamos saber la presión de todo el circuito y el estado del vaso de la piscina para poder actuar. Y lo necesitamos saber con cierta rapidez y, sobre todo, con la mayor garantía de que no nos estamos equivocando.

Ahora sí, localizamos la fuga

Guillermo realizando mediciones en una piscina de un hotel

En FugaTec establecemos un plan de actuación basado en diversas herramientas. Apoyados por las mejores soluciones tecnológicas del mercado que nos permitan obtener gran cantidad de información. Tras cruzar los resultados pasamos a determinar con total seguridad el problema. Posteriormente localizamos la fuga de agua de la piscina y solucionamos el problema.

Problemas estructurales:

pruebas de vaso en la piscina

Para descartar problemas estructurales, utilizamos el escáner de vaso. Se trata de un sensor ajustado a la presión y la temperatura del agua y comenzamos a rastrear toda la superficie, de forma horizontal y vertical, obteniendo como resultado la existencia (o no) de una fuga de agua en el vaso de la piscina.

Además, utilizamos la tecnología del escáner de georradar, que nos permite realizar una ecografía del terreno a través de ondas alcanzando una profundidad de hasta 5 metros por debajo del mallazo de la piscina. Esta herramienta nos ofrece una gran cantidad de datos acerca del estado del terreno, de la estructura de la piscina o hacia dónde ha ido el agua de una fuga y las consecuencias que ha podido provocar en la zona.

Todas estas comprobaciones y análisis los realizamos con la piscina llena de agua. Minimizamos los costes al máximo para centrarnos en lo realmente importante, localizar la fuga de agua.

Problemas hidráulicos:

realizando un escaner de presión diferencial

El escáner de presión diferencial nos permite analizar la presión de todo el circuito de la piscina, tanto el de impulsión como el de extracción, de una forma rápida y con un margen de error muy reducido. De este modo, sabemos en qué parte del sistema hidráulico puede haber una fuga de agua porque la presión desciende de forma considerable respecto del resto del circuito.

Para cerrar el círculo y obtener todos los datos necesarios para encontrar la fuga de agua, recurrimos al electroescáner, una herramienta de última generación que, mediante impulsos electrónicos, determina con enorme exactitud el punto donde se encuentra una fuga de agua.

El departamento de I+D+i de Fugatec acaba de presentar un nuevo sistema basado en esta herramienta. Está diseñada, desarrollada y patentada por nosotros. A partir de ahí, hemos generado una tecnología exacta y fiable en el detección de fugas de agua, pero que, además, cuantifica los litros perdidos en la fuga, lo que nos permite establecer parámetros y analizar los costes.

Esta tecnología utiliza los diferentes parámetros con los que se analiza el comportamiento del agua: parámetros eléctricos, parámetros de presión y flujo del agua.

¿Cómo funciona esta herramienta?

Básicamente, se instalan unos microsensores en diferentes puntos de la tubería. Estos sensores utilizan un software específico que obtiene datos de los diferentes parámetros, procesándolos y ofreciendo resultados concretos, indicando la existencia de fugas de agua, su tamaño y la posición exacta donde se encuentra.

¿Qué usos tiene esta tecnología?

Esta nueva tecnología nos permite trabajar en diferentes tipos de superficies e instalaciones con mucha rapidez y sin realizar ningún tipo de obra. De esta manera, colocar los microsensores y conectar el sistema al software que utilizamos es un trabajo rápido, que nos permite invertir el tiempo en reparar la fuga de agua.

Es una tecnología que ofrece un amplio abanico de posibilidades a la hora de localizar fugas de agua en piscinas, porque nos permite controlar absolutamente todos los detalles de cualquier piscina en cualquier tramo de llenado y vaciado de la misma. Todo ello sin necesidad de vaciar la piscina.

FugaTec somos la única empresa de Europa y Estados Unidos que dispone de este sistema, lo que nos mantiene en una posición privilegio en el conocimiento del sector y de aprovechamiento de tecnologías propias y de terceros. Un sistema desarrollado exclusivamente para la detección de fugas de agua en tuberías de piscina, tanto en lleno como en vacío.

Es imposible no localizar una fuga de agua cruzando tanta información con las herramientas tecnológicas más avanzadas del mercado. Nuestro índice de fiabilidad en la localización de fugas de agua en piscinas es máximo, ya sea en piscinas de particulares, fincas de recreo, hoteles, campings, piscinas municipales o de cualquier otro tipo.

Sellado de fugas:

sellado de fugas sin vaciado de piscina

Una vez localizada la fuga de agua, procedemos a su reparación. Trabajamos con las piscinas llenas de agua, con equipos de submarinismo, por lo que las molestias causadas son mínimas y la rapidez de respuesta es máxima. Así minimizamos el tiempo de localización y sellado en el caso de que la fuga sea estructural.

Introducimos un sellador líquido que cristaliza al contacto con el aire y a los pocos minutos repasamos el trabajo mediante el escáner de vaso para comprobar el estado del sellado. Tiene que ser perfecto.

ejemplo de rotura en tubería de impulsión

Si la fuga, por el contrario, se encuentra en el sistema hidráulico, procedemos a la sustitución de las piezas dañadas en caso de que sea necesario o a la reparación o sellado si las circunstancias lo permiten. Lo que está claro es que una vez que recogemos nuestros equipos y salimos del agua, la fuga estará reparada con una garantía del 100%.

Así lo atestiguan diversos casos de éxito en los últimos años, como solucionar las graves pérdidas de agua en una piscina pública de Sevilla  o detectar una fuga de agua en una piscina particular en la provincia de León.

Entradas relacionadas:

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies